julio 24 2016 0comment

Tips para comenzar con tu propio despacho

¿Eres estudiante, Arquitecto, Ingeniero o Diseñador y planeas abrir tu propia oficina o despacho de arquitectura? ¡Aquí te decimos como hacerlo!

Planeación

La planeación en un negocio lo es todo, el éxito de una empresa depende en gran medida de una buena o mala planeación. Antes de invertir un solo peso en tu constructora u oficina de arquitectura, visualiza y descubre tu público objetivo. Plantéate las siguientes preguntas: ¿Mi despacho se centrará en diseño, proyecto y administración? ¿Además de la gestión del proyecto, tengo la capacidad de inversión para hacerme cargo de una obra? ¿Cuánto invertiré en mi oficina? ¿Qué personal debo de contratar?, todas estas son preguntas que debes hacerte antes de llamar a un proveedor o de buscar rentar un local. Una vez que ya tienes claros estos puntos entonces ya puedes pasar a la siguiente etapa para emprender tu oficina.

Estrategias

En esta siguiente etapa te daremos algunos consejos y estrategias fundamentales en la creación de toda marca y empresa. Estos consejos están orientados hacia el branding o “creación de marca”, así como al análisis del mercado local donde podrás desarrollarte. Una vez que ya tengas decidido abrir tu propia oficina trata de centrarte en cómo orientar tu organización, aunque inicies tu solo siempre hay que mirar hacia el mediano o largo plazo pensando en incorporar a más elementos a medida que el despacho vaya poco a poco creciendo. La globalización y el conocimiento comunitario se han convertido en uno de los principales puntos para hacer fuerte una marca o un despacho, ya que te permitirán estar al día y podrás reaccionar de forma más inmediata a los cambios y adaptarte a las nuevas tendencias del mercado. Algunos consejos importantes para los Arquitectos emprendedores son:

  • Identifica tu mercado o tus clientes potenciales. Realiza encuestas en tu comunidad o identifica hacia qué perfil de cliente deseas dirigirte. Una vez que ya lo hiciste enfócate en la idea de ofrecer algo distinto, una buena estrategia es hacer énfasis en lo que te hace diferente a los demás, (servicio, precios, etc.) todo ello con el objetivo de innovar y atraer un perfil de cliente específico.
  • Actualizate constantemente. Trata de asistir a talleres, conferencias o cursos de actualización constantemente para mantener al día en los temas más importantes e innovadores de la Arquitectura, recuerda que un profesional debe estar en constante actualización.
  • Marketing y social media. Hoy en día si no estás presente en redes sociales tu marca no tiene presencia. Es vital enfocarse en redes sociales creando cuentas oficiales e institucionales donde puedan contactarte para solicitar tus servicios. Pero trata de mantener una interacción con tus seguidores, no uses tus redes sociales solo como un muro para pegar avisos. Haz comunidad y con ello tu trabajo podrá llegar a más personas, emprende estando al día con las últimas novedades en redes sociales.
  • Explora y busca nuevas tendencias. El mundo de la Arquitectura está en constante cambio y movimiento, procura estar informado acerca de las nuevas tendencias y explora nuevos perfiles de clientes.
  • Organización. Una oficina organizada es una oficina productiva, trata de establecer protocolos o procesos de organización y gestión que te permitan tener una cultura de trabajo. En caso de contar con tu propio equipo, explícales la forma en la que quieres trabajar y en cómo crees que la oficina puede sacar el trabajo de forma eficiente y fluida. Emprende de manera organizada.
  • Publica tu trabajo. La mejor forma de hacerse con publicidad y crear una marca es presentando tu trabajo, tu trabajo hablará por ti mismo, hazlo de manera profesional en las redes sociales de tu negocio y no olvides agregar tus datos de contacto.

Paciencia, constancia y re-inversión

Emprender cualquier tipo de negocio es una carrera de larga distancia y no hay negocio o emprendimiento que genere resultados inmediatos, debes ir poco a poco con constancia y paciencia. Ponte objetivos realistas cada determinado tiempo para que te sirvan de motivación y puedas ir midiendo tus alcances y resultados. Otro punto a considerar al momento de emprender tu propia oficina de diseño es la re-inversión, un error que muchos cometen es quedarse con toda la utilidad o ganancia y no re-invertir en la oficina, destina un porcentaje de cada utilidad generada por la oficina para re-invertirlo en la misma. Esa re-inversión puedes usarla para mejorar poco a poco tu oficina, ampliarla, comprar nuevo mobiliario o incluso para capacitarte o capacitar a tus empleados en el uso de nuevo software especializado por ejemplo. Emprende tu oficina con paciencia y re-invirtiendo una parte de tus ganancias, eso te asegurará no tener que preocuparte por los gastos que se generen.

Identifica tus fortalezas y debilidades

Todo emprendimiento tiene sus riesgos, sin embargo, si logras identificar a tiempo las debilidades de tu oficina estarás dando un paso para eliminar esos riesgos. Nadie nace sabiendo emprender un negocio, el paso del tiempo te irá dando las respuestas y podrás ver las acciones que te están generando dividendos y aquellas que no, cada cierto tiempo (3 meses por poner un ejemplo) reúnete con tu equipo (en caso de que lo tengas) y si no, entonces tú mismo has una autocrítica de la labor desempeñada en ese intervalo de tiempo. ¿En qué aspectos del trabajo de la oficina se puede mejorar?, ¿los clientes quedan satisfechos con el trabajo?, ¿qué acciones dentro de la empresa consumen demasiados recursos y no generan la suficiente utilidad? Cada empresa u oficina vive sus propias problemáticas particulares o específicas, así que no te olvides de estar haciendo con regularidad este pequeño “examen de conciencia” para mejorar el desarrollo de tu oficina, emprende con los pies en la tierra.

 

Cortesía de: Arquinetpolis
Tags:

Escribe tu comentario